Hablar en público: 9 consejos para perder el miedo

El secreto de Hablar en Público: 9 consejos para que pierdas el miedo que tienes

Hablar en público es una de las habilidades más importantes que debes desarrollar. Aunque es verdad que siempre da miedo. Y cuando digo siempre es que SIEMPRE y a todo el mundo le da miedo. Es una de las cosas de las que puedo hablar con más propiedad porque llevo más de 15 años haciéndolo.

Mira lo mejor es que te cuente un poco que pasos doy para controlar y perder ese miedo. Sigue leyendo porque te aseguro que esta entrada va a ser de las más útiles que te puedo ofrecer.

¿Por qué te cuesta tanto hablar en público?

¿Sabes montar en bici? ¿y nadar? ¿Te atreverías a pilotar una avioneta? ¿o podrías programar una aplicación para un smartphone? Estoy seguro que has respondido que sí a alguna de estas preguntas y que lo harías sin problema. Pero piensa en las has respondido NO. No te atreverías a realizarlas a no ser que… (te dejo unos segundos para que pienses la respuesta) a no ser que alguien te enseñara.

Ahí es donde radica la raíz del problema, más aun en nuestro país. La cuestión es que nunca nos han enseñado a hablar en público. Desde pequeños nos enseñan a leer, a escribir, a sumar, a tocar un instrumento, a aprender un idioma… Pero ¿has visto alguna asignatura que se llame “hablar en público”? A lo sumo la profesora nos mandaba salir a la palestra para que en 5 minutos expusiéramos un trabajo ¡Ala como si naciéramos “aprendidos” a hablar en público! Es normal que casi todos hayamos desarrollado glosofobia.

¿Es importante hablar en público?

Hablar en público no es importante ¡es fundamental! Te abre puertas que de otra manera estarían cerradas. Por ejemplo: influyes en la opinión de las personas que tienes en frente y puedes lograr que cambien de punto de vista. Además, puedes acceder a puestos de trabajo que de otra manera te serían muy difíciles de alcanzar porque siempre hay alguien mejor preparado que tú o porque no tienes esos estudios o experiencia. Sé que puede parecer injusto que no se te evalúe por tu capacidad profesional pero recuerda que hablar en público es una habilidad que también hay que trabajar.

¿Estás convencido? ¿Aún no? A ver si con lo que te cuento a continuación consigo convencerte.

Una historia sobre el poder de las palabras

El otro día estuve en casa de unos amigos y allí conocí a un chico rumano (este dato es importante verás porqué). El caso es que este chico llegó a España y se puso a trabajar en la vendimia. Es un trabajo muy duro. Cuatro meses después, un conocido le pregunta si él conoce a algún albañil porque otra persona necesitaba uno. Él ni corto ni perezoso le dice que es oficial de primera (no tenía ni idea de albañilería) y conciertan una cita por teléfono con la otra persona.

Por teléfono, con su mal español de 4 meses, consigue no sólo el trabajo si no, además, negociar el sueldo al alza para su beneficio. Simplemente gracias a hablar con convicción, mostrar seguridad y conocer a que público se enfrentaba y qué quería.

En otra ocasión te cuento como acabó todo porque es desternillante. Pero hoy este chico es oficial de primera y se gana la vida como le gusta.

¿A qué ahora ya estás más motivado? Pues ya estás preparado para conocer los 9 pasos que podrás aplicar desde ya y superar tu glosofobia.

9 consejos para que pierdas el miedo a hablar en público

Voy a dividir estos consejos en tres partes. Lo que debes hacer antes, durante y después de tu exposición.

antes de empezar

ANTES

 

La preparación de tu exposición es fundamental, es lo que te va a dar seguridad y confianza. Sigue estos 3 primeros pasos y verás como reduces la ansiedad y el nerviosismo.

1. Estudia y prepárate el tema

Para que tu exposición sea eficaz dedica el tiempo que sea necesario a la investigación. No te limites a lo que ya sabes, aunque controles el tema. Recaba datos, explora e investiga todo lo que puedas. Recuerda que estamos asentando las bases. Claro esto no quiere decir que todo lo que has estudiado lo tengas que exponer. Esta fase de la exposición lo que consigue es darte seguridad y si finalmente tienes que responder preguntas los demás te verán como una autoridad en la materia. Si se trata de una entrevista de trabajo procura investigar al máximo a la empresa: su cultura, sus trabajadores, sus resultados y productos. Vamos todo lo que sea útil. En cualquier caso esto lleva horas (no minutos).

2. No memorices

¿Sabes que es un bosquejo? Es un papel donde llevas algunas notas e ideas para no perderte ni perder el hilo en la exposición. Prepáralo bien. Marca bien el orden de los asuntos de los que quieres hablar pero no lleves escrito todo. No hay que saberse todo de memoria ni depender de un papel continuamente busca el equilibrio. Yo, además, utilizo rotuladores de distintos colores para subrayar las ideas importantes, datos y otras cosas que no quiero que se me pasen una vez esté “en directo”.

3. Practica

La repetición es la madre de la retención. Practica lo suficiente pero no te pases. No caigas en el error de decir siempre lo mismo porque como te confundas o te quedes en blanco delante de tu auditorio puedes ponerte nervioso. Cuando practiques hazlo en voz alta. Aunque te cueste hazlo delante de un espejo y si puedes delante de alguien de confianza.

DURANTE

Uff ahora sí que sí. Que nervios. Los momentos previos son lo peor pero llega el momento de actuar. No te puedes rajary controlar esos nervios es la clave. Sigue los 3 pasos a continuación y verás como los superas.

4. Respira

Mi mujer, que es psicóloga y ha enseñado a mucha gente a relajarse y a hablar en público, siempre comienza las técnicas de relajación con la respiración. Una respiración pausada y controlada relaja los nervios y la ansiedad. Toma aire y aguántalo en los pulmones unos segundos antes de soltarlo. Cuando salgas a escena prepárate y controla tu entorno. No comiences a hablar nada más salir. Colócate bien, comprueba el micro y tus notas mira al público un par de segundos y respira profundamente.

5. Haz pausas

Ya estás ahí, no puedes escapar. Así que no intentes acabar cuanto antes. Hablar rápido es síntoma de nerviosismo. Expón menos información y más lentamente. Haz pausas. A ti te permiten no perderte y saber por donde vas en tus notas y a tu público le permiten asimilar la información. Las pausas dan para una entrada a parte, es una de las técnicas más importantes para hablar bien en público.

6. Mira a tu público.

Cuando somos “novatos” tendemos a agachar la mirada y no levantarla del papel. Pero eso es peligroso. El contacto visual te ayudará a ver la reacción a tus palabras. Por eso cuando hables a un auditorio, centra la mirada en personas específicas no en la masa en general. Di frases completas mirando a una persona. Cuando lo haces así demuestras que sabes de lo que hablas y el público empatizará contigo.

DESPUÉS

Bueno ya pasó. Se acabaron los nervios. Pero tu exposición no ha acabado porque ha llegado el momento de hacer el análisis. Hacerlo es importante te ayudará a mejorar para tu próxima vez (que seguro que la habrá).

7.- Evalúa tu éxito

Has demostrado ser muy valiente. Finalizar una exposición ya es un éxito en si mismo. Por eso repasa lo que has hecho mentalmente y piensa que es lo que te ha ido bien y que errores has cometido. Disfruta de tu éxito y recuerda que los errores te enseñan más que lo éxitos. Así que no te frustres por haberlos cometido. Todos los cometemos aunque llevemos tiempo hablando en público.

8.- Pide consejo

Si puedes, llévate a alguien de confianza a la presentación. Alguien que no tenga problema en decirte lo que haces mal (lo que haces bien te lo va a decir todo el mundo). Por ejemplo tu pareja. Mi mujer siempre se da cuenta de esas cosas que a los demás se le escapan (porque me conoce bien). Está claro que uno no puede verse desde fuera. Aunque no es mala idea que también te graben.

9.- Ponte objetivos

No dejes de practicar y ponerte retos. No pasa nada si ha salido mal si sigues practicando, los miedos poco a poco se irán disipando. Cuando controles un aspecto de tu oratoria pasa a otro y así continuamente. De esta forma siempre estarás aprendiendo y reduciendo tu ansiedad.

Infografía “9 Pasos para perder el miedo a hablar en público”

A continuación cuelgo una infografía que creé para psicologiate.com que resume estos 9 pasos.

9 pasos para perder el miedo a hablar en público

Conclusión

Hablar en público es importante. Puede ser la diferencia entre tú y muchos otros. Hablar en público potencia tu marca persona y te da confianza. Así que no te lo pienses y ponte las pilas desde hoy con este tema.

¿Qué te han parecido los consejos? ¿Los vas a aplicar? ¿Crees que no vas a superar ese miedo? Si quieres preguntarme algo o compartir tu experiencia deja un comentario en esta entrada y lo responderé en cuanto lo vea. Además, si compartes esta entrada por las redes sociales me harás un favor increíble.

¡Hasta la próxima!

 

Deja un comentario